Skip links
view
drag

Residencia Binaural Nodar

14 de septiembre de 2021. Castro Daire, Portugal.

Estoy sentada en un viejo banco frente a una vieja higuera, un manzano y una parra. El paisaje es hermosamente intenso en matices de verdes. Intento absorberlo de a poco. Respiro profundo y pido permiso para entrar a este gran espacio.

A mi lado un ramillete de pequeñas flores parecidas a «manzanillas» se abre paso como dándome la bienvenida.

Mil pensamientos se apilan en mi cabeza, intento detenerlos, intento no rendirme al ansia de la necesidad de hacer cosas. Me dedico a perder el tiempo, o mejor dicho a ver pasar el tiempo. Observar es lo primero.

En una rama de la higuera se posa un pequeño pájaro curioso.

En el mes de septiembre/octubre de 2021 tuve la oportunidad de participar junto a Franco Falistoco de la residencia artística Binaural Nodar en Portugal.

Aquí comparto algunas de las entradas que escribí en mi diario de viaje durante la experiencia.

Me parece interesante poder compartir cómo este tipo de experiencias nos ayudan a pensar nuevas ideas para nuestras obras, a mirar desde otro ángulos el mundo, a compartir experiencias con otros artistas.

Es difícil para mi tomarme vacaciones casi siempre cargo con el trabajo a cuestas y las residencias son un punto de inflexión en mi cotidiano.

Me permiten replantear formas de trabajo, analizar cómo me adapto a nuevos materiales, espacios y contextos. Me permite revisar las historias, las formas de contarlas, el público y por sobre todas las cosas intercambiar experiencias con otros artistas que aportan nuevas miradas.

La experiencia de la residencia Binaural Nodar se dio en un espacio muy espacial, entre dos pequeños pueblos rurales de Portugal; Alva y Castro Daire. En un contexto de pandemia, junto a otros artistas de diferentes partes del mundo: Inglaterra, España, Portugal y Chile.

Un mes en donde compartimos casa, comidas, charlas, lugares de trabajo, materiales; al mismo tiempo que descubríamos cada uno de nosotros una singular región de Portugal donde el tiempo y el espacio están a unidos a la siembra y la cosecha. Donde antiguas danzas y cantares aún hoy se siguen escuchando.

15 de Septiembre de 2021. Alva, Portugal.

Salimos por primera vez al pueblo en donde vamos a trabajar. Es una lugar pequeño con calles de adoquines donde crece el perejil y la manzanilla en cualquier rincón que uno mire.

Grandes zapallos descansan en los huertos junto a árboles de kiwis, viñedos, olivares, membrillos, manzanas y la lista se hace interminable. Hasta donde ven mis ojos los colores de las distintas frutas y verduras aparecen.

Estoy maravillada pero al mismo tiempo me siento desubicada. ¿Qué puedo aportar desde lo que estoy investigando? ¿Cómo conecto mi trabajo con todo este entorno?

Me resulta extraño, hace tan sólo unas semanas atrás estaba hablando de Inteligencia Artificial en un panel acerca de arte y tecnología. Acerca de cómo la Inteligencia artificial interviene en nuestra vida cotidiana.

Pero ahora, aquí me pregunto: ¿Cómo se conecta este pequeño pueblo con todo eso? ¿Qué relación hay entre el entorno tecnológico que viven las grandes ciudades y estos entornos rurales que conservan una vida alejada y mucho más tranquila?

Por el momento saco fotografías. Se que todo es parte de un proceso. Por ahora las preguntas aparecen y yo sólo observo.

17 de Septiembre de 2021. Crastro Daire, Portugal.

Ayer hicimos una cena entre todos los que convivimos en la casa. 

Es muy interesante escuchar los diferentes idiomas que se mezclan junto a los diferentes acentos. Entre todos hablamos un medio inglés/español/portuñol y todo el tiempo estamos preguntándonos cómo se dice tal cosa en tal país o como se llama esto o aquello.

Es increíble la capacidad que tenemos como seres humanos para tratar de comunicarnos, de contarnos historias unos a los otros, de pensar semejanzas y diferencias entre nuestras culturas.

Las conversaciones frente a una copa de vino giran entorno a nuestras formas de trabajo, nuestros viajes pero sobre todo la comida y la lengua. A veces es indispensable algo de política e historia.

Encender el fuego para la cena fue todo un acontecimiento.

Pienso que es necesario resaltar estos encuentros, principalmente en momentos como estos donde el aislamiento es una parte importante de nuestra vida cotidiana que junto con la pandemia se instaló en nuestras culturas.

Sin duda alguna los seres humanos somos contadores de historias, vamos por la vida diseminando andanzas, compartiendo ideas, mezclando idiomas.

Quizás esta necesidad de contar historias sea lo más difícil de explicarles a la máquinas, para lograr que piensen como nosotros. Contar historias es una «necesidad» propia del ser humano. Un instinto de supervivencia.

6 de Octubre de 2021. Lisboa, Portugal.

Hace mucho que no escribo. Ha pasado de todo y todas cosas lindas.

Después de mucho trabajo el sábado 2/10/2021 presentamos las obras en la comunidad de Alva.

Disfruté mucho del montaje de la obra, finalmente logré ver la conexión entre mi investigación sobre las máquinas y un pueblo rural de Portugal. Estaba mucho más presente de lo que me imaginaba, sólo necesitaba tiempo para escuchar la historia y sus sonidos.

El primer abordaje de la obra vino de la mano de las fotografías que fui sacando mientras Franco Falistoco hacía entrevistas a distintas mujeres de la comunidad.

En esos momentos yo grababa paisajes sonoros, sacaba fotografías y videos. Fue instinto, no tenía nada pensado. Pero una mañana mirando las fotografías comencé a encontrar patrones muy parecidos a los de los azulejos tan típicos de Portugal.

Comencé a hacer pruebas con las fotografías y luego con los videos y aparecieron imágenes curiosas que me comenzaron a contar historias. Historias que estaban como ocultas dentro de las imágenes.

Después vinieron los sonidos y las voces y todo fue tomando forma.

Presenté la obra en el espacio del museo de la comunidad. Una pequeña habitación que junto con la ayuda de Alva Boscà Carrió y Ana Gago armamos todo el espacio jugando con los objetos antiguos propios de la siembra y la cosecha que se utilizaban en esa zona. La noche anterior Felipe Bustos Gutiérrez y Alba armaron con las fotos un hermoso rompecabezas que formó parte de la decoración del lugar.

La presentación fue el sábado, estaba nublado como si fuese invierno. Nos despertamos con una neblina que lo cubría todo.

No puedo explicar los nervios y la emoción que se despertó aquel día.

Primero vimos la presentación y las obras de Simon Whetham. Su obra para mí resultó ser mágica me sentí como una niña que descubría cómo se imprimía el sonido en unas lozas de barro.

Luego presentamos la obra. La pieza fue cuadrafónica acompañada de un video. Fue todo muy emotivo, los abrazos, las miradas, las devoluciones. Imposible no sentirse conmovido.

Después bajamos a ver la obra presentada por Josefina Fuentes que logró captar la atención del publico y los hizo cantar y acompañarla, la sensación de comunidad de sintió.

Finalmente se presentó Daniel Melim que contó una hermosa historia acompañado de un extraordinario cuadro que lo vimos pintar durante varias noches.

La obra de Franco Falistoco quedó al alcance de todos para ser escuchada, cada uno armaba su historia sonora y era muy lindo ver la reacción y las sorpresas al escuchar los sonidos que se entrelazaban unos con otros.

Ese mismo día Simon se tuvo que ir y me regaló su hermoso hidrófono. Una vieja historia de cuando nos conocimos 10 años atrás y que entre charlas en este reencuentro rememoramos.

Al otro día viajamos a Lisboa. Entre abrazos, comida, vinos e historias nos despedimos del gran equipo de Binaural Nodal que siempre estuvo atento a nuestras necesidades y nos brindó todo para que la experiencia fuese plena.

Ahora en Lisboa me siento a escribir estos recuerdos mezclados con las sensaciones y las emociones. Otro viaje comienza y seguimos camino.

Residencia Binaural Nodal
Alva | Castro Daire 2021
Obra: SENTRONIUM – Sol Rezza – 2021

Fotos: Nelly Ferreyra | Sol Rezza | Franco Falistoco

Post from (simon_whetham) hqt33n

Deja un comentario

🍪 This website uses cookies to improve your web experience.