fbpx

Metadatos: La Importancia de los Sonidos

La información que contiene un archivo de audio encierra una descripción acerca de nuestros métodos de trabajo, nuestras herramientas, nuestra organización. Una vez terminado el proyecto ¿qué ocurre con todos esos audios? ¿por qué es importante preservarlos? ¿qué información guardan? ¿cómo los guardamos y clasificamos?

Con cada nuevo trabajo de audio utilizamos una increíble variedad de sonidos. Algunos pertenecientes a un banco, como pueden ser los efectos sonoros, la música, etc. Pero muchos otros son audios de nuestra propia creación.

Una vez terminado el proyecto ¿qué ocurre con todos ellos? ¿por qué es importante preservarlos? ¿qué información guardan? ¿cómo los guardamos y clasificamos?

El Contexto de un Archivo de Audio

Cada archivo de audio es un archivo único. Incluso si es una copia de otro, contiene pequeñas porciones de información diferentes que lo definen así, único.

En en realidad, la información que contiene un archivo de éstas características, encierra una descripción importante acerca de nuestros métodos de trabajo, nuestras herramientas, nuestra organización.

Detalles como la tasa de muestreo, la profundidad de bits, el nombre y la duración sólo nos muestran una porción de una historia mucho más compleja que no sólo habla del contenido de un audio sino que nos sitúa en un contexto determinado.

Archivo de Audio Propio

Nombre del archivo: Paisaje sonoro, calle pueblo Valle de Bravo, media tarde, autos, voces, sol.wav

Aunque nunca hayas estado en Valle de Bravo con esta información puedes darte una idea aproximada de cómo sonará ese archivo.

Pero si a ésta información le agregamos los campos “ubicación”  (Valle de Bravo, México), “tipo de micrófono” (micrófono interno), “tipo de grabadora” (Tascam DR40), “año” (2017), “hora” (02:33PM), todos éstos datos extras nos otorgan una imagen sonora más completa que añaden valor al archivo de audio.

Archivo de Audio de Terceros

Pero, ¿de qué nos sirven los metadatos en los archivos de audio de terceros?
Solemos recolectar un montón de información, las bibliotecas de sonido, música y efectos, suelen tener tamaños no menores a 15GB, quizás más, quizás menos.
¿Cómo podemos encontrar el audio adecuado sin perdernos en una marea de sonido?

La información adicional de los archivos de audio nos ayuda a encontrar audios de una forma más exacta. Cuantos más metadatos contenga un archivo, más fácil será decidir y elegir cuál utilizar en nuestro proyecto.

El Valor de los Metadatos

La Precisión:
Gracias a los metadatos podemos distinguir entre sonidos que pueden resultar casi iguales con sólo escucharlos. Por ejemplo: el sonido del arranque de un motor de automóvil, tan utilizado en el mundo de los videojuegos. Cada marca de automóvil y modelo tiene un sonido diferente. Un sonido que los distingue. Y que al mismo tiempo, es parte fundamental de la sensación de inmersión por parte del jugador.

Distinguir entre sonidos similares es bastante difícil, especialmente cuando tenemos muchos sonidos similares. Los metadatos nos ayudan a ser más precisos, a saber más acerca de esos sonidos en particular y sus características.

La Duración:
¿Es necesario escuchar el archivo completo para saber de qué se trata o saber si podemos utilizar tan sólo un fragmento? Ésto no supone un problema si el archivo es pequeño pero ¿qué ocurre con los archivos de larga duración?

Un paisaje sonoro de tan sólo unos segundos nos dará ciertos sonidos que podemos utilizar, pero un paisaje sonoro de larga duración puede ayudarnos a crear una atmósfera completamente diferente. El campo “duración” dentro de los metadatos será fundamental para saber si podemos o no elegir ese sonido dependiendo de la finalidad que querramos proporcionarle.

El Mundo de los Sonidos

¿Por qué grabamos sonidos?
Grabar sonidos es captar una huella en la historia de todas las historias.

Grabamos sonidos para atrapar, de alguna manera, el momento presente que se nos escapa. Para contarnos historias acerca de la historia. De esas que capturan los momentos, los lugares, los objetos, nuestras propias historias.

Los sonidos grabados existen para ser compartidos. No podemos pensar un audio sin la acción que trae detrás el compartirlo. Un audio que no se comparte pierde su sentido.

Los audios son documentos, testimonios de una actividad humana: la grabación. Es un ejemplo único de que existimos y de los sucesos que presenciamos.

Los registros se hacen para compartirse y a mayor información posea ese registro, más útil es para quienes lo consultan.

Leave a Reply