fbpx

Edición de Voces: Oclusivas y Sibilantes

Letras que producen ruidos, que muchas veces, son difíciles de arreglar durante la limpieza y edición de audio. En este artículo vamos a tratar algunas posibles soluciones a estos problemas.

Consonantes Oclusivas

Una consonante oclusiva es un tipo de sonido consonántico obstruyente producido por una detención del flujo de aire y por su posterior liberación.

Las consonantes oclusivas se dividen en seis fonemas divididos en dos series:

  • tres sordos p, t, k
  • tres sonoros b, d, g

Ambas series contienen los mismos tres puntos de articulación:

  • bilabial p, b
  • dental t, d
  • velar g, k

Cualquiera de estas consonantes produce que el aire sea liberado de forma explosiva produciendo un sonido de pequeño estruendo “pop” de aquí el nombre del “filtro pop”.  Esto no sólo ocurre con estas en particular, las sibilanzas y las oclusiones, también este tipo de problemas se presenta usualmente cuando grabamos palabras a modo de susurro.

Consonantes Sibilantes

Una sibilante es un tipo de consonante fricativa que se articula, proyectando un chorro de aire, a lo largo de un estrecho canal, formado por la lengua en la cavidad bucal, que desemboca en un obstáculo, como los dientes, lo que genera un sonido estridente.

Dentro del grupo de consonantes sibilantes se encuentra la letra S, que tiene la mayor parte de su energía en torno a los 8.000 Hz, y puede llegar a presentar emisión incluso en la banda de los 10.000 Hz. Luego encontramos la letra F, que tiene el grueso de su emisión en torno a 4.000 Hz, pero puede llegar hasta los 8.000 Hz.

¿Qué hacer durante la grabación?

Generalmente cuando que se graban voces, se hace con micrófonos cercanos (close mic), esto significa que el mismo está a no más de 30 cm (una cuarta) de la fuente de sonido.

Si uno nota que la persona a que va a grabar tiene muchos problemas de oclusivas, frictivas o sibilantes puede poner en práctica los siguientes tips:

  • Grabar con un micrófono dinámico de alta calidad y no con un micrófono condenser, ya que estos micrófonos que usualmente se encuentran en los estudios, suelen ser más sensibles.
  • Tener un filtro “anti pop” para el micrófono.
  • Configurar el micrófono para que el/la locutor/a quede fuera del eje central del patrón de captación del mic, es decir, que no hable directo sino de lado. Esto hace que la fuerza de las oclusivas y de los siseos se reduzca porque el aire entra en ángulo y no de forma frontal.
  • Utilizar un plugin De-Esser durante la grabación en una cadena lateral. Este plugin es un compresor con un ecualizador encadenado a él. Esto significa que funciona como lo haría un compresor, pero solo lo hace para el rango específico de frecuencias asignado. ¡Atención! Aquí hay que tener mucho cuidado para establecer el umbral (threshold) en el punto adecuado.

¿Qué hacer durante la edición y la mezcla?

Las oclusivas y las sibilancias, están en un cierto rango del espectro de frecuencia:

  • Oclusivas: 150 Hz/200 Hz > o menor
  • Sibilantes: 6 KHz – 8 KHz < o mayor

Por esto la ecualización es fundamental a la hora de corregir tanto unas como otras.

  • Casi siempre es útil aplicar un filtro de paso alto (High Pass Filter) para las oclusivas.
  • Un filtro de paso bajo (Low Pass Filter) para las sibilantes/frictivas.

Para saber cómo ecualizar cada uno de los problemas es recomendable tener un espectrograma abierto para poder ver dónde y qué frecuencias son las más afectadas, tanto en oclusivas como sibilantes, para poder tratarlas con ecualizador o filtros y así, poder ser más exactos.

  • Usar la automatización de volumen para bajar la intensidad. Esta es una edición muy cuidada que dará los mejores resultados, si se hace con el tratamiento y precisión de un cirujano.

Estos sencillos consejos son los que nos ayudarán a evitar y disminuir los problemas de oclusivas y sibilantes para no volverse loco y luchar de más en el arte de la edición de voces.


Autor: Sol Rezza
Editor | Corrector: Franco Falistoco
@ 2019

Leave a Reply