fbpx

Detrás de: Die Wand der Illusion

Era de noche, estaba a unas pocas cuadras del departamento donde me alojaba, perdida entre las calles de un pequeño pueblo llamado Halle, en Alemania. De repente alcé la vista y vi una imagen como salida de un sueño.

Un enorme edificio se levantaba ante mí y de él salían muchos personajes extraños: los filósofos Marx y Engels, el teólogo y revolucionario Thomas Müntzer, Mickey Mouse, un Punky, el músico Händel, un hombre en zancos, el payaso de McDonald’s, una estatua egipcia, una hamburguesa gigante haciendo equilibrio.

Todos ellos se movían a mi alrededor sin notar mi presencia.

Me quedé un momento mirando el espectáculo y convencida de que lo que estaba viendo, era una ilusión producto del frío y la cerveza. Traté de retomar el camino hacia el departamento.

Con la imagen en la cabeza me fui a dormir y a la mañana siguiente salí a recorrer las calles cercanas en busca de la escena. Di vueltas y vueltas, una y otra vez caminé las pequeñas calles sin resultado alguno.

Realmente lo que había visto la noche anterior era simplemente producto de mi imaginación.

Pero ¿Cómo era posible que todas esas imágenes estuvieran agolpadas en mi cabeza?

Cuanto más pensaba en el asunto más nítida se me hacían las imágenes: Había visto una mujer semi desnuda mirando por una ventana, una prostituta junto a un cartel de Coca Cola®, una máscara de carnaval, obreros, un edificio antiguo que se transformaba en un edificio contemporáneo, había visto el Himalaya a lo lejos.

Al día siguiente volví a perderme, no encontraba el edificio en donde estaba parando, casi todos eran iguales y las calles en Halle, son un laberinto.

Dí vuelta una esquina y allí estaba la imagen de la noche anterior. No era una ilusión ¿o si? Me pregunté si el mural aparecía y desaparecía como en un laberinto de espejos.

El mural se llama “Stad” (ciudad) y es también conocido bajo el nombre de “La pared de la illusión“.

Fue realizado por el pintor alemán Hans Joachim Triebsch en 1988, en una pared de dos aguas sin ventanas en la calle Große Klausstraße, en Halle.

El mural contiene numerosas metáforas y símbolos que se refieren al estado de ánimo político y social a fines de la década de 1980 en Alemania. Escenifica una etapa de cambios radicales de una manera teatral y al mismo tiempo, maravillosamente crítica, que mezcla la historia desde la ilusión del pasado y del presente alemán.

En ese momento yo estaba realizando la Residencia de Radio Arte (Radio Art Residency) en la comunitaria Radio Corax y les pedí hablar con el muralista para poder realizar un obra sonora en torno al mural.

Así que una fría mañana de invierno, entrevistamos a Hans Joachim Triebsch frente a su obra. Entre otras cosas, nos contó que hacía mucho tiempo que no visitaba el mural, que tuvo que restaurarlo varias veces. Una de esas veces fue después de un gran incendio que se produjo en uno de los edificios y que destruyó gran parte de la obra pero que significó una nueva versión.

Habló del significado de cada uno de los personajes, de que le hacía ilusión ver el Himalaya desde Halle, del cambio de paradigmas que significó el capitalismo en el pasado y lo que significa en el presente.

Habló de la importancia de los espejos en la pintura y que Diego Velázquez, influyó en esta obra (una de las paredes de los edificios pintados refleja el otro edificio).

Como no comprendo alemán, en realidad me contaron lo que dijo.
A partir de su voz, mi imaginación y la serie de fotografías que ustedes están viendo compuse “Die Wand der Illusion“.

Estuve tres meses en Halle, confieso que después de realizar la pieza, varias veces quise regresar al lugar donde estaba el mural, no siempre lo conseguía. Como por un hechizo siguió apareciendo y desapareciendo a su antojo.
Consulté si alguien más tenía este inconveniente y para mi sorpresa no era la única.

Otro dato curioso del mural es la mención de la calle Geiststraße N° 8 situada en Halle. Me dí a la tarea de buscar el sitio en el mapa y de ir hasta allí: la calle existe, es el tramo de una importante avenida.
Sin embargo justo donde debería estar situado el N° 8, hay un árbol que da paso a otra calle. Geiststraße significa “La Calle Fantasma“.

En esa pequeña línea que separa la ilusión de la realidad, decidí grabar al menos el paisaje sonoro de este lugar inexistente ideado por Hans Joachim Triebsch.


Esta obra pertenece al album: Halle Klang Karte
Año: 2019
Realizado durante la Radio Art Residency en Radio Corax 2018
 ℗ Todos los derechos reservados


Recursos


Autor: Sol Rezza
Editor | Corrector: Franco Falistoco
@ 2020

Leave a Reply